31 diciembre, 2008

CASA MIRA.-

Poco podía imaginar aquel día de noviembre de 1890, cuando el viejo Severino cogió una burra cargada de turrones y enfiló desde tierras alicantinas hacia Málaga, que cuatro generaciones después su apellido sería sinónimo del turrón por excelencia en esta tierra a la que llegó, me imagino, por los extraños azares de la vida. Y es que Severino se apellidaba Mira, y su éxito en aquellas navidades en Málaga fue tan tremendo, que volvió a su Jijona natal sin una sola pieza y al año siguiente repitió la experiencia, pero ya vino en diligencia, que entonces era como coger el AVE hoy. En fin, que un buen día, Severino Mira se cansó de tantas idas y venidas y decididó venirse a vivir a la capital de la Costa del Sol y antes de que llegara el siglo XX abrió un pequeño despacho en lo que hoy es calle Nueva. El negocio fue prosperando lentamente y pronto se incorporaron al mismo los hijos del emprendedor Severino: Liborio, Teresa, Alejandro y Prudente, quienes recogieron el testigo (fundamentalmente Liborio) y ampliaron la oferta comercial con los primeros helados de turrón, aprovechando la vieja tradición jijonenca.
Pocos saben que para aquellos primeros helados, Casa Mira traía en carretas nieve desde la Sierra de las Nieves. Durante la guerra civil los Mira regresaron a Jijona para retornar a Málaga cuando acabó la contienda para de nuevo abrir el negocio de calle Nueva, que durante la contienda civil fue la sede de la CNT.
Hacer helados y turrones en los momentos que siguieron a la guerra civil fue un verdadero milagro. No había de nada, pero la imaginación pudo con las carencias. Casa Mira siguió su rumbo y su vinculación con Málaga se hizo cada vez más fuerte, y así en 1943 se abrió la segunda tienda, en calle Larios. El éxito continuó, y al negocio se incorporaron los hijos de Liborio, o sea los nietos de Severino, Liborio, María y Prudente, y se abrieron nuevas tiendas, en la plaza de Pío XII (Carranque), en Compás de la Victoria y en Paseo de Sancha (esta última, la única que no existe hoy en día). Casa Mira goza de excelente salud, a Dios gracias, cuatro generaciones después, y sigue ofreciendo el mejor turrón de Andalucía según los expertos. Hoy también se han incorporado a la empresa bisnietos de Severino, conformando la cuarta generación, como Fernando Mira, por ejemplo. Los productos son de elaboración propia, con los secretos originales del bisabuelo Severino, aquel admirable emprendedor que un día llenó las alforjas de una burra de turrones y se vino a Málaga a venderlos...
Pedro Luis Gómez.

1 comentario:

joshua dijo...

Glad I've found your blog, one of the very best of the kind.
Have a blossom blessing! And if you do drop by at mine, I sure hope
you at least blogbang me by watching my french creativitees from beginning to end
and mind my paypal donate boton for milk and nappy-diapers.
What's two or three bucks or euros to you?
Do note it means my salvation for I am desperate for survival
and that close to die from dispare and misery.

I realy need your help badly and your help is that simple, but then
we all need eachother one way or another sooner or later.
And you can allways count on me and my big hurted heart.
Scratch my back and I'll scratch yours, oh blessed one.

[Up to now ZERO is what I've got! Everybody is frightned
to be fooled by giving or I'm nothing but a dum ass by begging.
Yet is that so hard do give two dollars or euros or pounds away
helping someone unemployed and utterly poor?!].

PALAVROSSAVRVS REX